ACLARACIÓN TONTA PERO NECESARIA AL FINAL DE LA PAGINA HAY UN ENLACE QUE DICE ENTRADAS ANTIGUAS ES PARA VER LAS IDEM (LES DIJE QUE LA ACLARACIÓN ERA TONTA)

domingo, 27 de marzo de 2011

LA CONCIENCIA Y LA APATÍA


Hace ya 5 años que sucedió en Punta Alta un hecho inédito, movilizador e histórico para la gris cotidianeidad de esta ciudad. Durante 10 días cientos de personas tomamos conciencia y descubrimos que podíamos ser protagonistas y no sólo meros espectadores de los hechos.
Los recuerdos de esos días están hechos de imágenes, cortometrajes con disímiles características , algunos bizarros, otros emotivos. Quizás una manera de no perderlos ni de seguir distorsionándolos sea colocándolos aquí.
  • 5 personas, una pila de neumáticos, un camino de tierra, oscuridad, viento, luces acercándose, un bidón de combustible, encendedor rebelde, luces más cerca, fogata iniciada, luces que se alejan, 5 rostros sonrientes.
  • un muralista pidiíandole a las personas que cortaban el puesto 12 que se apoyaran en la pared para copiar sus siluetas que representarían a los desaparecidos en su mural.
  • una noche tormentosa bajo una lona, compartiendo choripan y truco con los choferes de colectivos que se habían acercado en caravana a apoyar los cortes.
  • un jubilado que cuenta con lágrimas en los ojos cómo los habían sacado de los talleres a punta de balloneta durante una huelga antigua.
  • muchos motoqueros acelerando sus motos en señal de apoyo hacia el corte
  • vecinos que acercan: agua, tortas fritas y otras cosas .
  • los muchachos del cable local tirando conexiones en los puestos para que nadie se pierda un clásico
  • rostros, muchos rostros, sucios de tierra y humo, sonrientes y emocionados, pero sobre todo satisfechos.
A 5 años, la pregunta que me surge es qué pasó con todos nosotros en este tiempo, cómo después de ese acto que nos unió y nos justificó como trabajadores, nos dejamos ganar por la apatía, nos quedamos en la anécdota, volvimos a nadar en la intrascendencia y el desgano.
Igualmente lo vivido dejó en cada uno de los actores de esa obra inédita en Punta Alta, el recuerdo que si alguna vez fuimos, somos capaces de volver a ser