ACLARACIÓN TONTA PERO NECESARIA AL FINAL DE LA PAGINA HAY UN ENLACE QUE DICE ENTRADAS ANTIGUAS ES PARA VER LAS IDEM (LES DIJE QUE LA ACLARACIÓN ERA TONTA)

sábado, 13 de julio de 2013

ESTIGMAS

Rodrigo Simonetti 11años, Maximiliano De León 14años, Franco Quintana 16 años, Omar Cigarán 17 años, Vladimir Garay 16 años, Sebastián Nicora 16 años, Jonathan Herrera 14 años. 
Todos ellos en menos de un año encontraron la muerte en la provincia de Buenos Aires, en supuestos intentos de robos a integrantes de fuerzas de seguridad quienes, sin estar de servicio, desenfundaron sus armas y dispararon por la espalda en una extraña defensa propia. 
Un fiscal, Julián Axat, se encargó de realizar la presentación ante la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires y dejó en claro la cadena de hechos sospechosos que unen a estos asesinatos. 
En un intento por aportar un enfoque que se aleje de la fría letra de la noticia policial y deteniéndonos a analizar los hechos que componen la misma, lo primero que se puede apreciar es que la sociedad que engloba a los diferentes actores, y de la cual todos formamos parte, se encuentra profundamente atravesada por marcas muy difíciles de borrar y que, día a día, nos encargamos de mantener presentes. 
Para los antiguos griegos las marcas que se realizaban en personas extrañas o inferiores, con fuego o con cuchillo, se las denominaba estigmas y definía el destino de segregación que le tocaría recorrer a la persona marcada, es decir, estigmatizada. 
En nuestros días, los estigmas ya no son físicos pero permanecen visibles en varios factores: edad, clase social, color, sexo, religión. La pertenencia a cierto grupo que reúna alguna de estas características inducen a gran parte de nuestra sociedad a rechazar la inclusión de estas personas en cualquier otro ámbito que no sea el que le es impuesto por la famosa opinión pública. 
Las víctimas mencionadas más arriba, compartían sin conocerse estigmas que en cierto modo son determinantes para que esta historia se desarrolle de la manera en que sucedió: eran jóvenes de hogares humildes en el conurbano, contaban con prontuarios en juzgados de minoridad y por estos motivos se le habían cerrado los caminos para poder escapar al círculo delictual al cual estaban condenados. 
Para que haya estigmas, obviamente, tiene que existir un estigmatizador que en este caso estaría representado por diferentes actores: -una policía provincial que aproveche la situación de vulnerabilidad de los jóvenes de los estratos sociales más bajos para utilizarlos como mano de obra esclava y desechable que cometa hechos delictivos por encargo; -un sistema judicial que no preste oídos a las denuncias que los menores, presionados constantemente por los agentes del orden, realizaban esperando una ayuda; -un sector importante de los medios de comunicación que se encargue de realizar una campaña de demonización que llega a su máximo exponente con la frase “uno menos” con cada pibe baleado en las calles; - y una sociedad, tan bombardeada con la palabra  INSEGURIDAD, que apruebe cualquier abuso policial. 
El tema da para muchos análisis y las posibles soluciones son a largo plazo, los estigmas no se borran fácilmente, pero es nuestro trabajo como sociedad, mientras se ponen en marcha los mecanismos necesarios para terminar con la estigmatización permanente de ciertos sectores, no colaborar con su profundización.


Este es el editorial del día de hoy, sábado 13 de julio, del programa SEMBRANDO MEMORIA, el audio del programa completo se puede escuchar aquí :  séptimo programa de SEMBRANDO MEMORIA



5 comentarios:

Gustavo Marcelo Sala dijo...

La estigmatización fue, históricamente, la pista de aterrizaje de los genocidios. Quien estigmatiza adolece de inteligencia ya que se deja guíar, en el mejor de los casos, por su pensamiento incial, el el peor sólo de sus instintos.

edgardo dijo...

Ese punto es clave, es el dia de hoy que me sigue sorprendiendo el escuchar a personas de origen humilde y que ahora tienen un buen pasar achacar a los "negros villeros" todos los males que le venden los medios, en este caso no se dejarían guiar por sus pensamientos si no que repiten una idea impuesta

un abrazo

Moscón dijo...

No es noticia,la crónica policial dibujada es el pan venenoso de cada día.
Héctor Ruiz Nuñez,un periodista de aquellos, trataba el tema en la revista Humor.Sostenía que las cárceles están llenas de "negro-chinos",estereotipo lambrosiano totalmente comprobable in situ.
A mi entender son los efectos no deseados(pero les chupa un huevo) de una sociedad competitiva y huérfana de la madre y el padre de la cohesión social:cooperación.
Somos gregarios por naturaleza,y aprovechar esto para ver quien la tiene mas larga es aberrante.

OT:
Por favor,sacá el rulo para comentar,les hacés el caldo gordo a un par de hijosdeputa y le complicás la vida a los comentaristas.

Un Abrazo

edgardo dijo...

concuerdo con vos Moscón, pero no me explayo porque me quedé intrigado y no me queda otra que preguntar ¿de qué rulo me hablás? y ¿Cómo lo saco?
un abrazo

Moscón dijo...

Para comentar en tu blog hay dar santo y seña "para comprobar que no sos un robot".
Andá a configuraciones de comentarios y sacá esa porquería que supuestamente es para impedir los troll,pero en verdad es para que los garcas de la gran democracia del norte nos pegue el ojo,la oreja y el o...mejor lo dejamos ahí.
Y por el bien de todos ni se te ocurra el g+ .
Por ejemplo,ahora para comentar tengo que descifrar:lemSDia79